Este sistema de etiquetado ecológico voluntario, creado por la Unión Europea en 1992, tiene la finalidad de promover la comercialización de productos y servicios que sean más respetuosos con el medio ambiente

Establecida en 1992 y reconocida en toda Europa y en todo el mundo, la etiqueta ecológica de la UE es una etiqueta de excelencia medioambiental que se concede a los productos y servicios que cumplen estrictos estándares ecológicos a lo largo de su ciclo de vida: desde la extracción de la materia prima hasta la producción, la distribución y la eliminación de residuos. Su finalidad es promover la comercialización de productos y servicios que sean más respetuosos con el medio ambiente.
 
La etiqueta ecológica de la UE promueve la economía circular al fomentar a los productores a generar menos residuos y CO2 durante el proceso de fabricación. Los criterios de la etiqueta ecológica de la UE también fomentar a las empresas a desarrollar productos que sean duraderos, fáciles de reparar y reciclar.
Se trata de un instrumento voluntario para las empresas, válido en toda la UE y en los países de la AELC (Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein).
 
¿Qué indica el logotipo de la flor?

Cuando un producto o servicio lleva el logotipo de la etiqueta ecológica de la Unión Europea se tiene la garantía de que los mismos cumplen con unos requisitos ambientales estrictos a lo largo de su ciclo de vida, es decir, no sólo en su fabricación (o en el diseño y puesta en funcionamiento) sino también, durante su uso y al final de su vida útil.
Esto equivale a decir que son productos o servicios que limitan el uso de sustancias perjudiciales para el medio ambiente y la salud, reducen al máximo el uso de materias primas al emplear materiales reciclados y la mejora en el rendimiento y la durabilidad del producto, garantizan el ahorro energético o informan al consumidor sobre la manera más adecuada de utilizar y desechar el mismo.

FINSA dispone de Ecolabel para las gamas de suelo laminado FINfloor ECO, Etude 22 ECO y Belle Epoque ECO.