Home >

Blog de noticias

Categorías
Archivos
  • 2019
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2018
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2017
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2016
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2015
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Marzo

Jose María Sánchez García: espacios con carácter propio donde pueden suceder diferentes cosas

El arquitecto participó en los encuentros organizados en Finsa21 en colaboración con Tectónica, donde explicó a 40 colegas su rehabilitación del Templo de Diana de Mérida y los proyectos del El Anillo y una fábrica en Don Benito
El espacio Finsa21 se quedó pequeño para acoger el encuentro con el arquitecto José María Sánchez García, ya que un total de 40 colegas de profesión quisieron asistir el 30 de enero para escucharle hablar en primera persona sobre varios de sus proyectos. Se trata del 10º encuentro organizado en colaboración con Tectónica en el espacio, el tercero de esta temporada, titulada ‘Procesos’.


En su intervención titulada ‘Sobre lo complementario’, Sánchez García, profesor titular de la ETSAM, quiso tratar tres obras de su despacho, todos ellos concursos públicos: la rehabilitación del Templo de Diana de Mérida, el Centro de Tecnificación Deportiva "El Anillo" en Guijo de Granadilla (Cáceres) y las nuevas instalaciones de una industria de montajes eléctricos en Don Benito.

Todas estas obras son a primera vista totalmente distintas entre  ellas, pero según destacó Sánchez al inicio de la presentación, tienen “muchos puntos en común y una materialización completamente diferente”.

 


La primera obra a analizar fue el Templo de Diana, un enclave Patrimonio de la Humanidad. “Para que volviese a encontrar su posición en la ciudad, teníamos que trabajar con el tejido urbano: lo primero fue empezar a ordenar esas fachadas, el poner en orden ese perímetro era importante para el proyecto”, señaló Sánchez.

Asimismo, pretendían “generar un espacio que sea público, pero que no pierda ese carácter arqueológico”. Así pues, se logró un espacio en el que los transeúntes pueden entrar, sin que haya una separación física y que, al mismo tiempo, se sienta ese respeto hacia el monumento.

El proyecto incluyó una “pequeña infraestructura de hormigón, para negociar entre el templo y la ciudad, que creció de manera irregular; una transición entre las dos estructuras”. Para que dicha transición fuese respetuosa, optaron por un cemento blanco y unos áridos lo más parecidos posibles a los del monumento. “Nos preocupa mucho generar una identidad propia, una atmósfera reconocible en cada proyecto”, enfatizó el arquitecto, quien añadió que “lo fundamental era generar espacio público y, de hecho, se puede atravesar el espacio, el templo se puede tocar”.



José María Sánchez explicó a continuación el proyecto de las nuevas instalaciones de una industria de montajes eléctricos en Don Benito, su localidad natal, un edificio en un polígono industrial en el que”teníamos que trabajar con un contexto poco interesante” y en el que “veíamos claro que había que cambiar el tipo de nave tradicional”. Así, apostaron por un edificio que recogía en el interior el patio de maniobras para los camiones y que disponía de “dos crujías, una más doméstica, para oficinas, comedor, etc., y otra más industrial”. “Cuando estás allí, estás es un espacio con atmósfera y carácter propio. Este proyecto, como el templo de Mérida, es un contenedor donde pueden suceder diferentes cosas”, señaló el profesor de la ETSAM, quien recordó que este proyecto fue portada de revista “porque representaba los valores de la arquitectura española en plena crisis”.



Por último, José María Sánchez habló del Centro de Tecnificación Deportiva "El Anillo", ubicado en una pequeña península en Guijo de Granadilla (Cáceres). “Trabajamos en un marco de naturaleza privilegiada”, destacó el arquitecto, quien explicó que había que diseñar un gran espacio de trabajo para 12 asociaciones y que el límite estaba marcado por las montañas. “Lo más interesante es la relación que se produce entre la topografía y ese objeto, ha generado un icono en esta comarca”, añadió, tras explicar que el edificio tiene 200 metros de diámetro.

Sánchez también hizo hincapié en que “cada edificio debe ser capaz de adaptarse a las condiciones que suceden en ese entorno”. Por ello, buscaron un acero inoxidable con un tono y brillo concreto, para que se integrase en el paraje natural y que no molestase a las aves de la zona.

Una vez terminada la presentación y contestadas las preguntas del público, los asistentes pudieron continuar la conversación en torno a un aperitivo y unas cervezas. Durante el mes de febrero, Finsa21 acogerá varias actividades. Pueden consultarse todas ellas aquí.


Autor: Finsa Fuente: Finsa 2019-02-01