Home >

Blog de noticias

Categorías
Archivos
  • 2018
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2017
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2016
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2015
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Marzo

#TuExpertoFINSA: ¿Cuánto resiste un suelo laminado?

Marcos Escudeiro, director del negocio de suelos de FINSA, nos desvela los secretos de la gran resistencia del suelo laminado.

La composición de los suelos laminados los convierte en una de las superficies más resistentes en el mercado. Resistencia al desgaste, a la caída de objetos, a las pisadas con zapatos de tacón, a la decoloración, … y algunos incluso se han mejorado hasta tal punto que se pueden usar en cocinas o baños domésticos. Por eso los suelos laminados FINfloor tienen una garantía de 20 años en usos domésticos y 10 años en usos comerciales.  Marcos Escudeiro, director del negocio de suelos de FINSA, nos desvela los secretos de la resistencia de FINfloor. 

 

 

En lo relativo a la resistencia, siempre hay que tener en cuenta donde se va a instalar el suelo; concretamente, el tipo de espacio (doméstico o comercial) y la intensidad de uso (tipo de vivienda, y tipo de estancia). Obviamente no se le exigirá al suelo la misma resistencia según vaya a estar instalado en un restaurante, que en el dormitorio de un piso o la entrada de una vivienda unifamiliar.  La normativa de suelos laminados -la EN13329- establece una clasificación de éstos en función precisamente de estas dos características: usos domésticos (clases veiente 2X) y comerciales (clases treinta 3X), y dentro de cada una de ellas distinguiendo entre usos moderados (21,31), medios (22,32) o intensos (23, 33). Todos los suelos FINfloor cuentan con la clasificación 33, que soporta el uso más intenso tanto en espacios domésticos como comerciales. Por ello en FINSA ofrecemos una garantía de 20 años en usos domésticos y de 10 años en usos comerciales.

Para determinar a qué clase pertenece, es decir, dónde podremos instalarlo y cuánto resistirá, el suelo laminado es sometido a una serie de ensayos tanto en nuestros propios laboratorios como en externos. A mí me gusta diferenciar entre 3 tipos de pruebas: las que miden la resistencia superficial, las que comprueban la resistencia a la humedad y las que ponen a prueba las juntas. El laminado o 'tarima sintética', como mucha gente le llama, es un suelo muy duradero porque resiste muy bien todas estas pruebas.

Para comprobar la resistencia superficial se llevan a cabo una batería de ensayos que reproducen situaciones reales vinculadas al uso diario del suelo, como: facilidad de limpieza (se ensaya manchando con grafito el suelo y limpiándolo),  resistencia a los productos de limpieza (que no lo blanqueen; siempre neutros!), resistencia a la caída de objetos pesados o a las pisadas de zapatos de tacón alto (que no se rompa ni delamine), resistencia a la decoloración con el paso del tiempo (a través de un ensayo de envejecimiento acelerado), resistencia al rayado, resistencia al degaste (realizada con unos papeles de lija normativizados).  De ésta última se obtiene el famoso índice de resistencia a la abrasión AC (AC3, AC4, AC5,….) que no es otra cosa sino el número de vueltas que la probeta de prueba aguanta sin que desaparezca el decorativo…. La mayor parte de la 'gente' confunde este índice AC como un ratio de la calidad del suelo; sin embargo, honestamente, sólo representa la resistencia al desgate y NO es representativo de otros parámetros de calidad más importantes, como la calidad del soporte o la resistencia de las juntas -por mencionar algunos-  que son los que realmente van a condicionar la vida útil del suelo…

¿Te preguntas por qué son tan resistentes?  Por su composición y tecnología de fabricación. El suelo laminado es un 'tablero de fibras de madera de alta densidad plastificado con un papel decorativo y un papel transparente 'overlay' que previamente han sido impregnados en resinas melamínicas. Traducido: al tener alta densidad (High Density Fiberboard, le llaman los técnicos) es duro, el overlay -la capa superior cargada con partículas de dióxido de aluminio o corindón-  le da resistencia al desgaste, el proceso de plastificado 'cierra' la superficie para que las manchas no se 'fijen' a la superficie y se puedan retirar fácilmente, el papel decorativo le da el aspecto cálido y el tipo de tintas usadas son fotoresistentes, y al ser de madera ¡resulta muy accesible en precio!

Sin embargo, al estar construido sobre un soporte de fibras de madera, el agua (derrames o humedad) puede convertirse en una de sus debilidades. Por eso, FINfloor incorpora 'Hydroprotect', una tecnología que consiste en una 'tríada' de: juntas estancas a las filtraciones de agua gracias al uso de un sistema patentado, sellado de los cantos con parafina y un tablero de alta estabilidad dimensional. De hecho, desde Mayo de 2017 FINfloor es apto para cocinas y baños (de ámbito doméstico y solo para diseños no biselados), con tal solo emplear el sellador de juntas clic FINfloor y la silicona de relleno de las juntas de expansión perimetrales.

Además, FINfloor es resistente a la decoloración provocada por el sol, a la carga de electricidad estática y cumple como Bfl s1, la euroclase de resistencia al fuego con menor índice de propagación del fuego y emisión de humos.

Toda la gama FINfloor tiene las mismas características técnicas, clase 33, las más exigente,  por lo que sólo tienes que invertir tu tiempo en escoger el diseño que más te guste de entre las 175 referencias que tenemos.  ¡Te invitamos a darle a tu hogar una nueva vida!.

 

 

Marcos Escudeiro es director del negocio de suelos de FINSA.

 

Escríbenos a info@finsa.com y envíanos tus consultas.

 
 

Autor: Finsa Fuente: Finsa 2018-07-12