FINSA 21

Categorías
Archivos
  • 2019
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
  • 2018
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2017
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
  • 2016
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
  • 2015
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio

Ayuntamiento de Oostkamp: un espacio donde los ciudadanos pueden relacionarse con los que toman las decisiones

El arquitecto Carlos Arroyo explicó en Finsa21, dentro del ciclo Espacio y Materia organizado por Tectónica, cómo convirtió una antigua nave de Coca-Cola en consistorio y centro cívico

Hace unos años, el pequeño ayuntamiento de Oostkamp, en Bélgica, lanzó un concurso público para la construcción del nuevo consistorio y centro cívico. El reto que lanzaban en la convocatoria es que se tratase de un espacio en el que fuese fácil para los ciudadanos relacionarse con los que toman las decisiones. El proyecto presentado por Carlos Arroyo respondía a ese desafío y fue el ganador.

El sexto encuentro del ciclo ‘Espacio y Tectónica’, organizado por Tectónica en Finsa21 el 25 de abril, giró en torno a esta edificación -que nace del aprovechamiento de una antigua nave de Coca-Cola- y unos 30 arquitectos pudieron escuchar de boca de Arroyo los detalles de proyecto.

Así, aclaró que optó por unas “burbujas” para la estructura del edificio por ser un símbolo de transparencia, una cualidad que debe tener la relación entre políticos y ciudadanos. Además, optó por esos espacios abiertos, luminosos y conectados con el exterior para facilitar esa relación, para que los vecinos se animen a asistir a los plenos y también para “luchar” contra el clima lluvioso de Bélgica. “No es una arquitectura nueva, sino que hay una política nueva y se necesita una arquitectura que responda a esa necesidad”, resumió Arroyo.

Además, en su intervención Arroyo destacó su preocupación por diseñar un edificio eficiente, en el que el consumo de energía sea mínimo. Por ello, no se planteó tirar la antigua nave y empezar de nuevo, sino aprovechar ese “espacio increíble”. Esta decisión y el tipo de materiales utilizados, entre otras cosas, permitió que el proyecto se llevase a cabo con un coste final de 550m2, cuando lo habitual en Bélgica para una obra de este tipo es de 1600m2.

Una vez terminada la presentación de Carlos Arroyo, y tras numerosas preguntas, todos los asistentes al encuentro pudieron disfrutar de unas cervezas y picoteo. El siguiente encuentro del ciclo ‘Espacio y Materia’ de Tectónica tendrá lugar en Finsa21 el 31 de mayo.


Autor: Finsa Fuente: Finsa 2018-04-26