FINSA 21

Categorías
Archivos
  • 2019
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
  • 2018
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
    • Enero
  • 2017
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio
    • Junio
    • Mayo
    • Abril
  • 2016
    • Mayo
    • Abril
    • Marzo
    • Febrero
  • 2015
    • Diciembre
    • Noviembre
    • Octubre
    • Septiembre
    • Julio

padilla nicás, los arquitectos encargados de embellecer edificios industriales

Francisco José Padilla y Juan Manuel Nicás explicaron en el quinto encuentro del ciclo ‘Espacio y Materia’ en Finsa21 cómo actuaron en la envolvente de tres instalaciones de tratamiento de aguas

En ocasiones, las empresas de ingeniería deben llevar a cabo proyectos de gran envergadura y con una importante complicación técnica, lo que provoca que la estética del edificio resultante sea lo de menos. Es cuando los edificios están acabados o a punto de terminarse cuando “alguien, de repente, se da cuenta de lo feos que son”.

Francisco José Padilla y Juan Manuel Nicás, integrantes de padilla nicás, tuvieron que enfrentarse hasta en tres ocasiones a esta llamada de última hora para intervenir en la envolvente de tres instalaciones de tratamiento de aguas del noroeste de España. Un requerimiento que, además de llegar al final, suele venir acompañado de una gran restricción presupuestaria.

Todo esto lo explicaron padilla nicás en el quinto encuentro del ciclo ‘Espacio y Materia’, organizado por Tectónica en Finsa21, el pasado 7 de marzo. En esta presentación, hablaron de la estación de captación y bombeo en Monteporreiro (Pontevedra) y las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de Villapérez y San Claudio, ambas en Asturias.

En el caso de las instalaciones gallegas, tenían el condicionante de tener que utilizar prefabricados de hormigón de hasta 120cm de altura, mientras que en San Claudio el proyecto consistía en la definición volumétrica y material para las nuevas edificaciones a realizar en la ampliación de la EDAR.

No obstante el caso más curioso, y que más llamó la atención de los asistentes al encuentro fue el de Villapérez, ya que el presupuesto solamente alcanzaba para la pintura. Con esta limitación y teniendo en cuenta las enormes dimensiones de los edificios, optaron por pintar los edificios con una gama de colores que permite a los profesionales que allí trabajan orientarse mucho mejor. A ello también ayuda algo tan simple como haber puesto nombre a las diferentes naves, haber numerado las puertas y desarrollar una potente señalética que ayuda a identificar cada edificio de las grandes distancias que los separan.



En el encuentro celebrado en Finsa21, padilla nicás destacaron que, pese a estas limitaciones de tiempo y dinero, la parte positiva de este tipo de proyectos es que “no había limitaciones de código técnico”. Además, señalaron que al contrario de lo que suele suceder, aquí tenían que tener en cuenta que se trataba de hacer obras “para ver desde fuera, desde el pueblo”, con la idea de ‘ataviar’ grandes complejos industriales poco estéticos.

Tras su presentación, todos los asistentes al encuentro pudieron disfrutar de unas cervezas y picoteo. El siguiente encuentro del ciclo ‘Espacio y Materia’ de Tectónica tendrá lugar en Finsa21 el 25 de abril.


Autor: Finsa Fuente: Finsa 2018-03-09